jueves, 21 de julio de 2016

VERSOS A LA CALLE DE MI NOVIA

Vives en una calle donde siempre es 
domingo. 
Por esa calle única se derrama septiembre 
con sus campanas lentas, su aroma de glicinas 
y su tristeza casi alegre.

Un ángel invisible limpia la luz del aire:
la luz eternamente fácil que te contiene.
En sus cielos pacíficos una tarde sin nombre
se ha detenido para siempre.

Tal vez por esa calle llegara hasta tu infancia:
seto de lilas, libro de oraciones celestes,
agua de primavera, tu nombre y senda clara
que conduce a una calle donde es domingo
                 siempre.

Francisco López Merino

No hay comentarios:

Publicar un comentario