lunes, 26 de mayo de 2014

PERDER EL NORTE

El norte se puede perder por una Paloma que por ir al norte fue al Sur, o por una morena de ojos de cielo, o, como Arias Cañete por una mujer llamada Elena, que a su vez lo perdió por tres hombres: Jesucristo, El Che y Felipe González. Elena, sí los tríos nunca fueron buenos, la macedonia es aún peor, ya lo dijo la otra, la qué está casada con el Níspero de las Azores, no se pueden mezclar peras con manzanas. Yo también perdí el norte pero, en mi caso, por culpa de la brújula que me llevó sin querer queriendo a los hermosos amaneceres de Sevilla. Sí un día pierdes el Norte entre todos "podemos" encontrarlo.

1 comentario:

  1. Por cierto, creo que sobre la antena de TV hay un halcón.

    ResponderEliminar