martes, 10 de septiembre de 2013

YO FUI MAOÍSTA

En mi juventud fui maoísta y formé parte de la Joven Guardia "Roja" y Gualda de España donde conocí a Rosita "Rojita". Eramos de la linea dura del partido, solo comíamos arroz y algunas veces, rompiendo el bloqueo, arroz a la Cubana. Mi madre les decía a la amigas que el del medio de los Chichos era gilipollas, en lugar de fabes (alubias) comía arroz, como los chinos. A los mitines iba en bicicleta por la izquierda y ante un semáforo en verde paraba y en rojo pasaba. Ahora los ciclistas deben ser todos maoísta, hacen lo mismo. La habitación la tenia empapelada de posters de Mao, eso a mi madre le gustaba, decía que el papel eran de buena calidad y ahorraba en pintura. Siguiendo los consejos de Mao di "El Gran Salto Adelante" y me pasé al mundo capitalista, conocí a Mary, que como tenía un padre policía era de gama blanca, igual que los electrodomésticos y además, de bajo consumo. Cuando íbamos de picnic en el Seat 133 llevábamos centollos, cigalas y por sí llovía paraguas y gambas a la gabardina. Sustituimos el arroz por ensaladilla Rusa, Stalin y Mao no se podían ver ni comiendo. Sustituimos el licor de arroz por la sidra y La Internacional por El Asturias Patria querida. Ahora tengo empapelada la habitación con multas de tráfico y posters de Falete. 
Esta historia está basada en hechos reales leídos en "Cisnes Salvajes" de Jung Chang. Otro día pongo alguna historia alucinante que estoy leyendo en el libro. En "El Gran Salto Adelante" murieron de hambre treinta millones de chinos.
Con mi hija rompiendo el bloqueo


No hay comentarios:

Publicar un comentario