domingo, 29 de abril de 2012

FÚTBOL Y RELIGIÓN

El Templo
El fútbol es una religión y yo soy un mártir; sufro más que los  cristianos en tiempos del Imperio Romano. Acudo al templo del Molinón siempre acompañado de algún miembro del Foro de la Familia (por si me da algo) soy RH negativo, negativo. Para el próximo partido en vez de ir con los del Foro, voy a ir con la Virgen de Covadonga, sale mucho más barato, está exenta de  IVA e IBI. Cuando llego al estadio, los de la fila me preguntan: "Miner hoy como jugamos". 1-4-1-3-3 "¡pero Miner!, eso hacen doce", ¡bueno que más da!, a lo mejor el arbitro no se entera, además yo soy de letras. Cuando el Sporting juega fuera de casa, me siento delante del televisor y pongo el Teletexto, eso sí,  por la página de la clasificación. "Miner como va el Sporting" (me pregunta mi Santa)como va a ir, como la bolsa, bajando. El otro día estaba en casa de un  familiar y nada más llegar: Español- Sporting 0-3. "Oye Gerardo, este teletexto funciona bien", "pues claro, acabo de leer en noticias nacionales que, Chiquito de  La  Calzada nos va a subir el IVA".  
Así que el martes voy con la Santina al partido contra el  Villareal haber si se produce el  milagro de la resurrección. El fútbol es una religión y yo en religión siempre saqué buenas notas. El arbitro se llama Iglesias Socorro (tiene nombre de arbitro). Mira Iglesias, en el partido va ha estar conmigo la Santina y si no te portas bien (dos penaltys a favor) te metemos en la nevera y, de Iglesias Socorro, pasas a estar en Capilla sin Socorro. "Bueno pero el penalty que no lo tire Sergio Ramos, todavía andan buscando el balón por el espacio" (Socorro). ¡Dios...Dios!, si lo encuentras devuélveselo a tu representante en la Tierra: San José Mourinho.

PD Acabo de leer un pequeño libro de Marcos Abal (Una insolencia). Trata de Fútbol, pero también de muchas cosas más, abstenerse seguidores del Irreal Madrid. Se lee en menos de una hora y con verdadero placer.

EL ADIÓS ETERNO

La Z de mi apellido, se me parece y es inconstante, como mi nariz, que vista de perfil afirma, y, mirándola de frente, pregunta.

Así he envejecido, sin rumbo, sin plan, como a tientas, y gracias a este placentero no importarme "lo que será de mí", la Vida que para los espíritus previsores es un problema grave, tuvo para mí la ligereza de una película.
Persuadido, desde mucho antes de llegar a viejo, de que el arte de ser feliz consiste en interesarme fácilmente por todo y olvidarme de todo en seguida, no tengo amor a la propiedad. Nunca hallé placer en ser dueño de nada, porque todo lo que nos pertenece nos ata. La Vida, en su esencia, es un adiós eterno. Entonces, ¿para qué aferrarnos a lo que poseemos si "la mortaja-dijo el Oriente- no tiene bolsillos"? Esta aliviadora consideración me desinteresa igualmente de mis recuerdo, y como prefiero fatigarme en el camino, a descansar  en la posada, no echo de menos mis cortos períodos de holgura económica.
No odio a la gente, pero procuro no acercarme a ella demasiado. Su empeño en hallarse siempre de acuerdo, su miedo al "que dirán", su hipocresía, su egoísmo, me aburre. Sus fiestas son intolerables. Particularmente las del 31de diciembre. En esa fecha la mesa dispone de mí, me acapara, me anula, y la detesto. Nadie ha podido explicarme por qué en la hora veinticuatro de ese día, tanto los ricos como "los sin pan", se muestran felices. ¿Será porque temen no escapar vivos del año que concluye?

Eduardo Zamacois
Un hombre que se va...

sábado, 28 de abril de 2012

INFLACIÓN RELIGIOSA


Aunque serían necesarios unos años más para que me diera cuenta de hasta qué punto los derrotados de la contienda civil no éramos solo nosotros, los que nos fuimos; los derrotados eran todos aquellos que lucharon, equivocados o no, por una España distinta. Los triunfadores eran los de siempre, los del "resurgir" de la patria, es decir, los beneficiarios de la España eterna.

Lo que yo vi a mi llegada es lo que algunos llaman, con encomio, la España Eterna; para mí fue, más bien, un fantasma que cobraba realidad. No tanto lo que dejé como lo que había olvidado. No había monarca pero sí una pseudocorte que aparecía siempre, falta de una postura habitual, como endomingada. Las iglesias rebosaban de público noche y día; los caballeros, incluidos aquellos, harineros o traficantes, de los cuales la lengua pública no se recataba gran cosa en nombrarlos como defraudadores del fisco, o del bolsillo particular, iban por la calle, cargados píamente con su rosario y sus gruesos misales negros, como si una emulación excitada , y provechosa, les hiciera olvidar, durante sus fervores, el sabor de sus culpas. Las procesiones, los ejercicios espirituales, las comuniones diarias, los rosarios de la aurora cantados por millares de seres en la foscura del amanecer, tenían en la vida ciudadana una presencia absorbente que no dejaba de desconcertar, aun sabiendo que se estaba en España o por ello mismo; más que un país de estirpe católica se sentía uno entre conversos de nuevo cuño, de tal modo  la devoción se mostraba exacerbada y, dado lo acentuado de su exterioridad, como impúdica- un cardenal de la curia romana dijo, a un personaje republicano que le visitó en Roma, que España sufría una inflación religiosa-.

Memorabilia
Juan Gil Albert

PD Juan Gil Albert regresó a España en el año 1947, 65 años después sigue habiendo harineros(traficantes) y presencia absorbente de religión, bien remunerada.  

viernes, 27 de abril de 2012

OLOR A PAN

OLOR a pan cocido
en estos campos.

Andar solo y saberse
acompañado.

Antonio Moreno



A ratos, dentro de mí, una voz severa murmura:
-Eduardo Zamacois Quintana...hijo de
don Pantaleón y de doña Victoria...nacido
en Pinar del Río (Cuba) el 17 de Febrero de
1873...¿Qué hiciste de tu vida?...
Yo-Un pasatiempo...y una canción.

Yo adoraba el pan caliente, que mi madre me había prohibido. Decía que empachaba. ¿Por qué habrá siempre una espada de fuego a la entrada del paraíso?...Una mañana llegó el panadero al tiempo de estar yo jugando en el zaguán. Le pedí un panecillo y me lo dio. Escapé sin chistar, feliz. El pan, calentito estaba sabroso y blando como un bizcocho. Temeroso de que me lo quitasen escapé a comérmelo. De pronto, recordé: "Quien guarda encuentra"; y puede dominarme y esconder el pedazo que me quedaba en la mesilla de noche. "Mañana me lo comeré", pensé. Esta decisión pobló mi corazón de sanas esperanzas.
A la mañana siguiente, tan pronto desperté, busqué el mendrugo que guardé caliente, y lo encontré frío, y trocada su blancura en desapacible dureza. Me eché a llorar. "Por qué no me lo comí ayer"...Y allí mismo fracasaron mi espíritu de previsión y mi miedo al mañana. Luego he visto que a muchas personas les ha sucedido con la Vida, lo que a mí con aquel memorable zoquete. Cuando pudieron comérsela a dos carrillos, no quisieron; y cuando quisieron comer...,ya no podían.

Un hombre que se va...
Eduardo Zamacois

Foto: Inge Morath

jueves, 26 de abril de 2012

LA SALUD PARA EL QUE LA PAGUE


EL DECRETO MIKADO
El decreto Mikado ordenaba a los japoneses quitarse el sombrero ante los funcionarios. Este decreto fue reemplazado por otro que ordenaba sustituir los sombreros por gorras, pero claro, como va a ir la gente por la vida de gorra, así que un nuevo decreto prohibió toda clase de cobertura en la cabeza; finalmente llegó la  orden de "cortarle la cabeza a todos los que no fueran funcionarios para que no pudieran llevar ni  sombreros ni gorras".

EL DECRETO MARIANO
Mariano Rajoy  llevó a las elecciones un programa que no se corresponde con los hechos; pues entonces, peor para los hechos. Un ejemplo es la sanidad, primero dice que la sanidad seguirá siendo universal y gratuita, luego nos quita el sombrero y dice que hay que instaurar el copago para jubilados e incrementarlo para el resto. Lo siguiente será cortarnos la cabeza y entregarla en bandeja de plata a las aseguradoras y servicios de salud privado.
En el fondo lo que pretende el PP es desmontar los servicios de salud publica, quedando estos solo, para los trabajadores,  jubilados y pobres; lo mismo que con la  educación, aumentando tasas y retirando becas.
De la derecha siempre nos acordamos de lo que hace bien, al contrario de la izquierda, de la que siempre nos acordamos de lo que hace mal, de esto precisamente es de lo que se aprovecha el partido popular. Yo que tengo buena memoria, para lo que me interesa, me acuerdo de que El PP es heredero del AP de Manuel Fraga Iribarne, que en su momento se opuso a la Sanidad y educación Universal y gratuita para todos los españoles.  

GÁRGOLAS

LLUEVE,
qué
bien habláis
vosotras, gárgolas,
vosotras

sabéis nombrar
el agua,
vosotras, redentoras,
fresco alivio,
impensado caudal,
ojos del cielo,

sobre el fracaso
de nuestra palabra.

Antonio Moreno

miércoles, 25 de abril de 2012

EL NEGOCIO DE LA BANCA y (2)


Mientras sus clientes fueron campesino, no hubo ningún problema. La bancarrota no se produciría hasta que el tío Endre abandonara su cargo debido a una decisión basada en complicados enredos y mal entendidos familiares, y llegase a ocupar su puesto un banquero de la capital con ideas de reforma y modernización, y con la actitud propia del capataz de una hacienda colonial. El nuevo director, seguramente bien intencionado pero también irresponsable, concedió créditos hipotecarios de sumas elevadísimas a unos comerciantes de vinos polacos que en aquella época compraron toda la producción vinícola de la región montañosa de Hegyalja, y el banco perdió muchos millones en aquella transacción. Mi padre solía contarnos cómo consiguió salvar hasta el último billete de todos los ahorradores. Fue a ver al presidente de la entidad financiera de la capital, riquísimo y muy poderoso, totalmente insensible a los problemas de los afectados, se encogió de hombros ante su humilde petición y declaró algo así como: "Pues que esa gente pierda su dinero y ya está", mi padre le respondió en voz baja: "Bien, señor presidente, lo haremos así y perderemos todo lo que tenemos. Pero en el balance final también figurará su nombre, Excelencia. Entonces el presidente se puso nervioso, llamó al director con un timbre y le dijo cuando entró: "Pagaremos el cien por cien." Esas escasas y nobles palabras le costaron muchos millones al banco de Budapest, pero los ahorradores cobraron su dinero con los intereses correspondientes. Y yo  oí el relato de esa anécdota a menudo, como si fuese un hermoso cuento sobre la época heroica del capitalismo.
Confesiones de un Burgués
Sándor Márai
Salamandra

martes, 24 de abril de 2012

EL NEGOCIO DE LA BANCA (1)


La mayoría del dinero prestado por el BCE en marzo lo captaron bancos Españoles e Italianos. Los bancos Españoles 316.343 millones de euros, parte de ese dinero lo emplearon en comprar deuda pública. Es más chollo comprar deuda de los países en apuros, entre ellos España, al 5%, que dejarlo en deposito en el BCE al 0,25%.  

Uno de los recuerdos más luminosos, tersos y gloriosos de mi infancia es que en nuestra casa hubiese  un banco, un banco de verdad con cajero y dinero en efectivo, en el que solo tenías que presentarte y firmar un papel para que te diesen crédito. En aquella época, el negocio de la banca era así de sencillo y transparente. Los campesino llegaban por la mañana con su pan y su tocino, además de la botella de aguardiente y los papeles del catastro de su propiedad que el notario les había conseguido, y esperaban su turno. El mediodía era el momento de  llamada "censura", o sea, del examen en que los miembros de la dirección, dos curas viejos, el director del banco y el consejero jurídico, se reunían en "asamblea general" para decidir en votación préstamos de cien o doscientas coronas, tras lo cual se redactaban las letras de cambió pertinentes en el departamento de contabilidad y los clientes se llevaban el dinero a su casa por la tarde.
El edificio era propiedad del banco, y el director daba plazos más que generosos cuando se producían retrasos en el pago del alquiler y hasta concedía a los inquilinos algún que otro pequeño crédito.
El "tío Endre" dirigía el banco con mucho celo y decisión. El banco crecía y prosperaba solo, como cualquier banco que se precie, y el tío Endre únicamente tenía que encargarse de que en cada préstamo los empleados cumplieran las "condiciones bancarias". Creo que me resultaría muy fácil y gratificante retratar al director del banco como alguien más ocupado en estampar billetes de banco en la frente de unos músicos gitanos, según la costumbre, que sellos fiscales en los contratos.Pero entonces llegó un nuevo director y... (mañana más).
Confesiones de un Burgués
Sándor Márai
Salamandra 

lunes, 23 de abril de 2012

ERES COMO EL ECO



ERES como el eco
de la encrucijada,
que siempre responde
"te quiero" a un "te quiero",
y no quiere nada.

Pedro Barrantes

EL SENDERO DE LOS LIBROS

"La vida, hermanos, es como una ola del océano. Si permanecéis en la cresta, os llevará siempre a salvo a la orilla, pero si os dejáis hundir os arrastrará cada vez más lejos".
Gustaw Herling estuvo prisionero en un campo de trabajo soviético durante dos años y allí conoció al joven Mijaíl Alekséievich Kostilev.

Durante el segundo año de escuela naval, Kostilev encontró en Vladivostok una pequeña biblioteca rodante privada, y en ella varios libros sucios y deshojados: Balzac, Stendhal, L´education sentimentale, la Confession d´un Efant du Siécle de Musset, y Adolphe , de Benjamin Constant. No esperaba leer nada excepcional en esos libros-su propósito era solamente aprender francés- pero el mundo que ellos le desvelaron superó sus más ardientes sueños, le pareció en verdad un mundo fantástico. Desde entonces vivió en un estado de continua agitación. Leía noches enteras y descuidaba el trabajo; dejó de asistir a las reuniones del partido, se volvió reservado, evitaba a sus mejores amigos. Varias veces intentó explicarme las sensaciones que el descubrimiento de la literatura francesa le había suscitado.
-Me consumía en el deseo ardiente de algo indefinible- me decía acariciándose la angulosa cabeza rapada con la mano sana-. Respiraba un aire distinto, me sentía como un hombre que, sin saberlo, había estado sofocado toda su vida. Tienes que entender que no se trataba de  los hechos, pues después de todo los hombres aman, mueren, se divierten y sufren en todo el mundo de la misma forma. No, era una cuestión de atmósfera. Todo lo que leía parecía suceder en un clima tropical, mientras que yo había vivido desde mi nacimiento en un desierto de hielo.
-Pero,Misha- le rebatía yo obstinadamente-, eso solo es literatura. No tienes una idea de la miseria y el sufrimiento que hay en Occidente.
-Lo sé, lo sé- y asentía con la cabeza-. También mi juez instructor decía lo mismo. Pero si alguna vez he conocido, aunque por breve tiempo, qué es la libertad, fue leyendo esos viejos libros franceses, Me sentía como una nave aprisionada por el hielo, y no es de sorprender que buscara huir hacia aguas cálidas...

Antes de que lo trasladaran al campo de Kolyma, Kostilev se arrojó a un balde de agua hirviendo en los baños del hospital.

sábado, 21 de abril de 2012

TRES VISIONES SOBRE JUAN RAMÓN JIMÉNEZ



Recuerdo a Juan Ramón , sentado a dos pasos de nosotros, de medio perfil, como si al hablar mirara al infinito, con las piernas cruzadas, y uno de los brazos apoyado en una mesa sobre la que se levantaba, al compás de la conversación, como ligero trazo de lo que iba diciendo, su mano blanca; de su figura se desprendía un sabor principesco; pero oriental, andaluz por tanto. Ese rostro pudo haberlo tenido, en nuestra imaginación un Omeya: pálido, de rasgos muy finos y trabajados por un fervor oculto, con los ojos ahondados en las órbitas, esos ojos a los que les cuesta moverse, no por estáticos sino por graves. Llevaba, como se sabe, barba, cuidada, ni decimonónica, descansando sobre el pecho, ni de las que, lineales y condotieriles, comenzaban a exhibir los petulantes jóvenes italianos; recordaba, más bien, a esas, levemente rizadas, que nuestros tallistas gustan de perfilar en los Cristos muertos y que le daba, por tanto, más que apostura, un dejo de flaqueza. El timbre de su voz, que yo oía por vez primera, sonaba también, para mí, por última vez. Aquella tarde pasó revista a los acontecimientos intestinos y tuvo, para todos, alfilerazos, y aun algo más. Pedro Salinas se llevó, que yo recuerde, la peor parte.
Parecía una encarnación del Tiempo, y con él, de los rincones del tiempo. En una isla del Caribe, como un emigrado más, recibiría, junto al cadáver de su mujer, solo por tanto, la noticia de habérsele adjudicado el premio Nobel.

Memorabilia
Juan Gil Albert
P.D Juan Gil Albert lo visitó en su casa de Madrid acompañado de Ramón Gaya y Enrique Azcoaga



A mi me gustaba Juan Ramón, y un tiempo después, cuando lo conocí en su casa de la Habana, me resultó incongruente su figura de Greco sentada en una mecedora tropical. Años más tarde don Luis Araquistáin me dijo: "Juan Ramón siempre fue un maniático. Tiene horror de la gente. Una tarde fui a su casa para pedirle una colaboración para Leviatán y una voz salió detrás de un biombo y dijo: "Juan Ramón no está en casa", y el biombo cruzó el salón de puntillas y desapareció por una puerta. ¿Qué le parece, doña Elenita....? A mí me pareció muy bien.

Elena Garro
Memorias de España 1937

Pero, a mi niño, por mucho que me hubiera gustado el borriquillo no me gustó su autor. Todo de negro, la barba aunque canosa también negra. Adusto, serio, de mirada penetrante, pero completamente exenta de bondad.

Manuel Fernández Montesinos
Lo que en nosotros vive


viernes, 20 de abril de 2012

MARIANO RAJOY SE VA DE ERASMUS


Mariano con Chapela

El que Mariano Rajoy se vaya de Erasmus nos sale muy caro. En la Universidad Sergio Arboleda de Bogotá, Mariano, defiende los recortes en Sanidad, diez mil millones de euros, ¡cuatro cafés! Mariano llega a Colombia y ¡Ala! Doctor Honoris Sincausa y, mientras tanto, en España, la Causa es que los Doctores se quedan sin Honoris. Propongo que dentro de los recortes de Educación a Mariano le retiren la beca y que lo manden por ejemplo a...Laponia.

Gustaw Herling estuvo encerrado en un  campo soviético de la región rusa de Kargópol. Los presos tenían derecho a un día de descanso por cada diez de trabajo, pero un día libre al mes podía poner en peligro la producción. La administración del campo postergaba continuamente el día de descanso y por lo tanto aumentaba su valor y así conseguían que los prisioneros redoblaran sus esfuerzos  para alcanzar el plan de producción.
Todos los gobernantes que tienen poco que ofrecer a sus súbditos tendrían que empezar privándolos de todo, de manera que cualquier pequeño favor que concedieran después se convirtiera en "la más generosa de las donaciones". Si un día las autoridades del campo nos hubieran comunicado de golpe la vuelta al sistema de la semana bíblica, con seis días de trabajo y uno de reposo, probablemente habríamos pensado que los campos de trabajo encarnaban nuestro ideal de tratamiento humano hacia los prisioneros; pero al día siguiente, en mejores condiciones, probablemente nos habríamos rebelado contra la situación misma de estar presos.
  

jueves, 19 de abril de 2012

VIENTO DE AMOR



"Yo no he hecho más que dar forma a lo que ven los demás"
JRJ


POR LA CIMA del árbol iré
y te buscaré

Por la cima del árbol he de ir,
por la cima del árbol has de venir,
por la cima del árbol verde
donde nada y todo se pierde.

Por la cima del árbol iré
y te encontraré.

En la cima del árbol se va
a la ventura que aún no está,
en la cima del árbol se viene
de la dicha que ya se tiene.

Por la cima del árbol iré
y te cojeré.

El viento la cambia de color
como el afán cambia el amor,
y a la luz de viento y afán
hojas y amor vienen y van.

Por la cima del árbol iré
y te perderé.

 Juan Ramón Jiménez

LA POMPA REAL y (2)


Piénsese que los que hablan así, exponiéndole a un escritor que desconoce los motivos de su desventura, son analfabetos, y como ellos, cerca de la mitad de la población total de España. Penurias económicas y desidia espiritual comparten los mismos honores. Son las proporciones de un país asiático, no de una nación europea. Los que aducen como disculpa la pobreza del suelo no explican el por qué un país pobre puede albergar, entre las extensiones de su desolación, esos palacios, o esas iglesias, cuyos tesoros serian difíciles de igualar no importa en qué punto del orbe. Y es que unas gentes que no llegaran a treinta mil, son dueños de la mitad de la tierra, y hay señor que puede sentirse en su casa recorriendo los confines de una provincia. Contradicción flagrante con ese sentimiento, acendrado, de religiosidad, en el que se presume vivir. Es un mundo en el que la caridad no es más que una forma endurecida de la tradición, la manera, se diría, de avivar, píamente, esa misma pobreza que se simula socorrer. El paso del tiempo parece conferir a este sistema de vida una pátina de conformidad que los humildes confunden con el deber, los poderosos con el derecho. Pero que de vez en cuando, una vez por siglo, deja oír un estallido que despierta a los unos y a los otros, momentáneamente, y en balde.

Memorabilia
Juan Gil Albert
Tiempo de Memoria
Tusquets

miércoles, 18 de abril de 2012

LA POMPA REAL (1)


¿Cuáles eran los cimientos sobre los que descansaba la pompa real? Un buen informe nos lo brinda, inesperadamente, Azorín, cuando, llevando como única arma la escrupulosa transparencia de su estilo, hace a principios de siglo un viaje a Andalucia, a la trágica, como la llama él. Se encuentra allí no con guitarras y castañuelas, no; los campesinos pasan hambre, sufren de pobreza, tan vinculada a ellos que la viven casi en espíritu como el de Asís; pero con menos convencimiento. Azorín reúne a unos cuantos, los interroga, les insta a que se expresen, desciende a sus minucias económicas, en las que se cuenta por céntimos. El panorama aflige y, se entrevé también, solivianta. El visitante, que resume y fija con ellos una cantidad mínima indispensable, más para respirar que para comer, se aterra cuando sabe que lo que tienen no alcanza a cubrir esas necesidades perentorias y, a todas luces, infrahumanas. Sabido lo cual les habla de hacer llegar su queja a Madrid, a las alturas; ellos le contestan que, si lo hace, el asunto rueda por los ministerios, se estaciona, se esfuma; el hambre apremia, y tanto, que en ocasiones estos hombres entecos, sufridos, pero ciudadanos al fin y al cabo de un país europeo, levantan más la voz. Entonces, con sus charoles sobre los cascos, les mandan la pareja de la Guardia Civil, cuarenta o cincuenta parejas, le dicen.

Memorabilia
Juan Gil-Albert

lunes, 16 de abril de 2012

EL ELEFANTE DEL REY ¡ERA REPUBLICANO!


¡Mi reino por un elefante!

El 14 de Abril del año 2012 (esta fecha me suena), un elefante hace caer la monarquía en España. Cuando Juan Carlos era pequeño su mama que era Reina (qué casualidad) le dijo, mi príncipe: tu el día de mañana vas a ser Rey, así que coge una escopeta y vete practicando, pero ten cuidado no te dispares en el pie. Empiezas siendo el Rey de la casa y terminas siendo el Rey de la Selva. Muchos son los llamados y uno el elegido; el resto nos tenemos que conformar con ser ciudadanos o elefantes ¡Qué más da! Pero llega un momento en la vida que, los ciudadanos se cansan y los elefantes también (les va la vida en ello), y entonces:

EL elefante del desengaño
su hondo colmillo le ha metido
al Rey, cuya sangre azul
va corriendo como un río
por la selva abajo.
El rey va gritando:
¡Mariano, Sanidad para todos!

La Alondra de la Esperanza... Aguirre
que en el hospital no tenía cama
se remonta y se remonta
como gaviota PePera.
Majestad en la lista de espera
no hay Esperanza.

¡Ay Esperanza que tuve
y Ana la Mató!
El copago me quieres poner
y yo no se si eso es fijo.

Solo la muerte  es lo fijo,
no importa que seas rey
o el más humilde mortal...de necesidad.

El abuelo de Juan Carlos, Alfonso XIII también era un gran deportista, cazaba amantes, además tenía espíritu de Chófer. Según cuenta Juan Gil Albert en sus memorias, el Rey era la forma reciente del señoritismo: de jinete a chófer. Y se puede decir que al volante de su coche deportivo, que el condujo desde  Palacio a Cartagena, donde embarcó, abandonó el trono de sus mayores. ¡Mi reino por un automóvil!

ROMANCE DE DON SEBASTIÁN REY DE BASTOS

EL toro del desengaño
su hondo cuerno le ha metido
al Rey, cuya sangre suelta
va corriendo como un río
por el olivar abajo,
dejando a su paso lirios.

La alondra de la esperanza
que en las barbas tenía nido
se remonta y se remonta
por el azul encendido.

"¡Ay esperanza que tuve
y alejarse de mi miro!
La alondra tiene sus alas
y el toro dos cuernos fijos,
la alondra una voz de ángel,
el toro su negro hocico.

La una le habla desde el aire,
la otra con el cuerno hundido;
la de la alondra le llega
tan delgada como un hilo:
mientras se espera se vive;
quién no espera no está vivo".

Grande y ronco, desde dentro,
el desengaño le ha dicho:
"Esperar sin esperanza,
Don Sebastián, es perdido.
Más te vale estarte muerto
que estar de la muerte al filo;
la esperanza sólo juega
cuando los deseos son niños.
Muérete, Don Sebastián,
la muerte es lo fijo".

Don Sebastián la cabeza
reclina sobre el olivo.

La jaca lo ve morirse
y lo llama con relinchos.

La muerte, tan complacida,
aparece por el viso;
le trae el último suspiro:
"Cuando en los labios lo tenga,
Don Sebastián será mío"

Fragmento de Don Sebastián...

José Antonio Muñoz Rojas


SILENCIO Y SOLEDAD



HAY palabras que se unen y crean.
Su unión siempre es fecunda. Quien las tenga
de huésped en el alma será salvo.
Decirlas es perderlas. Viven dentro.
Sus nombres son Silencio y Soledad.
Y su fruto la paz. A veces nuestra.

José Antonio Muñoz Rojas

domingo, 15 de abril de 2012

CRISTIANOS, ÁRABES Y JUDÍOS

Me fizo gana
la fruta temprana.

En su día el califato de Córdoba fue un jardín en descampado, no digo que en España, en Europa entera: un oasis. Las campanas cristianas tañen de madrugada; al atardecer el muecín recita desde el alminar la oración de la tarde; y ninguna de esas voces impide que el judío cierre el sábado el tenderete viendo cómo a su lado se prepara el católico para su fiesta dominical. El analfabetismo-estamos en Andalucía- es un problema casi inexistente en aquel foco intrincado de la vida en común. La gente se baña y lee. Es verdad que el califa goza de unas pilas de  mármol rosa, con cañerías de plata, un tanto desproporcionadas para nuestras exigencias modernas de lo igualitario, pero no perdamos de vista que, junto a los baños, estaban las bibliotecas con todos los resortes del saber antiguo: la herencia griega, la judía y la particular hedonista del Corán. Podría parecer poco pero estamos en el siglo XII; y en torno a esta ascua prematura, no hay aún, en los solares que serán un día Europa, más que tinieblas, ferocidad, y algunos señores que saben mal que bien garabatear su nombre sajón.Claro que este gracioso tinglado de la inteligencia será, como siempre, arrasado por la obcecación que, en estado latente, aguarda la rencilla con que le prenda fuego, y entonces, los mismos que contendían a diario, con ese respeto mutuo que da a las relaciones humanas su máximo de moralidad, se enzarzaran de nuevo como bestias. No olvidemos que esta posibilidad nos pertenece también y que, con demasiada frecuencia, se le suele confundir con el heroísmo.

Memorabilia
Drama Patrio
Juan Gil-Albert
Tusquests

viernes, 13 de abril de 2012

LASTRE



A ESTE día le queda sólo un lastre de luz.
Se dispone a arrojarlo y ascender
y se demora andando por las ramas.

Al fin se eleva hacia nunca más
y cuando se ha deshecho de su arena de sol

Las tinieblas cubren la Tierra.

José Emilio Pacheco

jueves, 12 de abril de 2012

ANTONIO BETETA VIVE DE LA TETA



Los partidarios de la iniciativa privada suelen tener algo en común, viven del dinero público, un caso muy evidente es el de Antonio Germán Beteta Barreda, Secretario de Estado de Administraciones Públicas que durante su participación en el Foro Aragonex acaba de dejar, entre otras, estas profundas reflexiones:

Los salarios de los empleados públicos no deben de vincularse con la evolución de la inflación. 
"Olvidarse del cafelito y de leer el Periódico" y ser más productivo con responsabilidad y humildad.

Este señor debe de hablar por experiencia propia ya que en la administración pública desempeñó los siguientes cargos: 

Diputado en la Asamblea de Madrid (1983-2000)
Portavoz en la Asamblea de Madrid (1993-1995)
Consejero de Hacienda de la Comunidad  de Madrid. (1995-2000)
Secretario General de política Fiscal, territorial y Comunitaria.(2000-2003)
Diputado en la Asamblea de Madrid. (2003-2011)
Portavoz de la Asamblea de Madrid. (2003-2008)
Consejero de Economía y hacienda de la Comunidad de Madrid.(2008-2011)
Consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid.(2011)
Secretario de Estado de Administraciones Públicas (2011...y con Esperanza de serlo, para toda la vida)

Para ser  Secretario, Diputado, Consejero, Portavoz, Diputado, Secretario...No hace falta oposición, sino más bien devoción a un partido a unas siglas o a una tela de araña:

Siendo un individuo de cualidades morales e intelectuales más bien pobres, poseía en grado muy notable la virtud que en todos los climas, es la más necesaria para la conquista del poder, es decir, el amor al poder.
Contemplar el comportamiento de quién actúa no de acuerdo con la razón sino según sus impulsos más profundos, es un espectáculo de interés extraordinario (...)Rovi había conquistado su cargo actuando con la misma espontaneidad atávica con que la araña teje su tela; porque como la araña sin la tela, Rovi sin su cargo no podía vivir(...) Se había rodeado de una pequeña corte de marmitones, escribientes, sacristanes, espías, mensajeros, bravucones a los que remuneraba en especies con víveres sustraído a la ración de la comunidad. Sus cortesanos como siempre sucede eran mucho peores que él..

LA TREGUA
Primo Levi




EL HILO DE LOS DÍAS



"La vida es un deseo, y el deseo un tormento sin fin"
Daniel Halévy

LA ESPERA

Días que van amontonándose uno a uno
como sábanas sucias que se apilan en un rincón del cuarto.

Y tú,
como un niño que chupa su pulgar,
esperando que alguien toque a la puerta y se lleve
las sábanas, los días, tu  memoria.

Piedad Bonnet
El hilo de los días
1995

miércoles, 11 de abril de 2012

¡VIVE TU VIDA!


Los hombres de esta familia no se dejaban seducir por la idea de ascender en el escalafón de la vida.

El hermano mayor de mi madre, Jenö, quiso se músico, pero solo logró ingresar en la banda de música del ejercito, y se mató por pura desesperación cuando estaba destacado con las tropas en Póla.

Jenö se suicidó por no poder ser músico y otro hermano, dejó los estudios porque sintió de pronto vocación por el oficio de carnicero. Era una familia muy extraña. El hermano menor de Jenö, Dezsö, iba ya al sexto curso del liceo cuando tuvo de repente esa inspiración, se plantó delante de mi abuelo y le confesó que no lo podía remediar: se veía obligado a abandonar sus estudios de Humanidades porque sentía una irresistible vocación de carnicero. Mi abuelo, que era un hombre severo pero justo, al oír ese extraño deseo le pidió una semana de reflexión. Tras dicho período de meditación, el abuelo llamó a Dezsö, le soltó un largo sermón y le dio una paliza. Pegar a los hijos se consideraba un método pedagógico fundamental; las bofetadas formaban parte integrante de la marcha cotidiana de los día, como las oraciones o los deberes. En principio no hacía falta una razón, un motivo especial para la paliza diaria; los padres y los educadores pegaban a los niños por pura tradición, para respetar la costumbre. Tras la mencionada paliza, mi abuelo comunicó a Dezsö que no veía ningún impedimento para que cambiase de carrera, de modo que a la edad de dieciséis años, con el certificado de estudios del liceo en el bolsillo, se fue a la capital y se colocó como aprendiz de carnicero.
Yo sólo vi a ese hombre tan interesante en dos ocasiones. Sin embargo, creo que era muy normal, uno de esos hombres que sabían vivir su vida y se atrevían a hacerlo.
Cuando se casó, como era ya maestro carnicero y sabía todo acerca de su profesión, se escapó de su propia boda, abandono a los invitados  y se fue tal cual, vestido con frac y sombrero de copa, al matadero, donde se puso su delantal, mató un buey y volvió muy satisfecho al lado de su flamante esposa. Su esquela decía que había sido "un marido ejemplar y el mejor de los padres". Y efectivamente así fue; su instinto le hizo sentir el peligro inminente y lo salvó.

Confesiones de un Burgués
Sándor Márais 

martes, 10 de abril de 2012

POR QUÉ LLUEVE SIEMPRE EN SEMANA SANTA

La noche del aguacero,
dime dónde te metiste
que no te mojaste el pelo.
F. de los Ríos

Antiguamente,durante la cuaresma, se cubrían las imágenes de las iglesias. Un refrán dice, que cuando se destapan los santos, llueve.
La Semana Santa guarda una estrecha relación con la Luna. El 21 de  Marzo entra la primavera, y, el domingo siguiente a la primera luna llena es Pascua. En el 2012 la primera luna llena fue el día 6 de Abril que coincidió con el Viernes Santo, por lo tanto, el Domingo 8 fue Pascua.
Lo que hay que hacer en próximas Semanas Santas es dejar a los santos tapados, sería una buena señal para el Dios de la Lluvia. Con las procesiones nunca  sabe si los santos se sacan para que llueva o para qué no llueva. Otra solución es poner la Semana Santa antes de la Semana Santa (Miner). "Lo mejor es suprimirla" (Luis de Guindos, ministro sin economía). Prohibir cantar saetas (Paquirrín). Cambiar la primavera de fecha (Ya es primavera en El Corte ingles). Retrasar la Navidad ¡hace mucho frío!(Papá Noel). Pero a la que más influencia tiene sobre el tiempo atmosférico, la Luna, no la cambia ni Dios.  




lunes, 9 de abril de 2012

EL ASOMBROSO TIEMPO



UN puñado de arroz
(Lo más pequeño dura),
el olor a manzanas,
la luz esquiva que huye en los cristales,
el asombroso tiempo que nos pone
en las manos el don de no olvidar.
Nos queda todo eso,
como si nos quedara el infinito.

Carlos Pujol
Un otoño de Suabia
Poemas Carlos Pujol
La veleta

jueves, 5 de abril de 2012

DIARIO DE INVIERNO


Yo en esto de la lectura soy un hombre fácil, y en lo demás también, me gusta casi todo. En este diario, que en vez de invierno parece de entretiempo, Paul Auster nos cuenta su vida y, en algunos casos, se repite, como el episodio en el que su padre murió en acto de servicio (echando un polvo). Una manera muy gustosa de morir, lo malo fue para la amante que quedó traumatizada. En Diario de invierno "Has entrado en el invierno de tu vida", también nos enteramos de que el autor tiene una mujer casi perfecta y muy guapa. Corres a Internet y lo compruebas, sí señor, es muy guapa, incluso ahora que tiene cincuenta y siete tacos. Para conseguir a Diri Hustvedt, Paul tuvo que hacer muchas pruebas; también tuvo que padecer... purganciones, ladillas y cayó en la cama  "...Cayendo en la cama de diversas mujeres a las que intentaba amar pero no podía". Éste termina como el padre. 

En Diario de invierno, ya llegará el verano, nos cuenta las experiencias que tuvo en las veintiún casas en las que vivió : Calle Ciento siete Oeste, 16; Manhattan. Otro apartamento más de dos habitaciones y cocina... Si fracasa como escritor siempre nos quedará París, donde también vivió, o meterse a vendedor de fincas urbanas.La figura de la madre, una mujer destinada a perder, está muy bien tratada, con mucho cariñó, es lo que más me gustó de los diarios. Se casó joven con un hombre al que no quería y vivió una vida infeliz.
 "...Habitaba en ella tres mujeres, tres personas distinta que no parecían guardar relación entre sí, y a medida que te hacías mayor y empezabas a mirarla con otros ojos, a verla como alguien que no era sólo tu madre, nunca sabías qué máscara llevaba en un día en concreto." 


Paul Auster debe de ser un hombre difícil, ¡para la cuestión inmobiliaria!, pues además de vivir en veintiún casas, también vivió mucho tiempo en aviones, que es como no estar en ninguna parte. Eso ya lo contaba (cantaba) mucho mejor Alberto Cortez: No soy de aquí ni soy de allá no tengo edad ni porvenir y ser feliz es mi color de identidad.
Pero nada te resulta más desconcertante que viajar en el avión mismo, esa extraña sensación de estar  en ninguna parte que te envuelve cada vez que pones el pie en la cabina, la irrealidad de verte propulsado por el espacio a más de mil kilómetros por hora, tan lejos del suelo que empiezas a perder la impresión de tu misma realidad, como si el hecho de tu propia existencia se te fuera escapando poco a poco, pero tal es el precio que pagas por salirte de casa, y mientra continúes viajando , esa ninguna parte que se encuentra entre el aquí de casa y el allí de algún sitio seguirá siendo uno de los lugares en donde vives.

Paul, después de salir en el blog de Miner vas a vender libros como churros. Según las estadísticas, El  Tiempo que nunca cesa tuvo una media de 310 visitas diarias en el último mes. El día de la Huelga General  923, ¡lo que hace el aburrimiento! Tengo muy buenos colaboradores, Mariano Rajoy Missing fue visitado 1276 veces. 
Acabo de comprar La Nueva España: "Cae la Bolsa, la prima de riesgo se dispara y los mercados exigen más reformas". ¡Mariano, yo por España lo que sea! Voy a sacar el dinero del calcetín que estará "negro" de polvo.

miércoles, 4 de abril de 2012

SOL



MI AMIGO el sol bajó a la aldea
a repartir su alegría entre todos,
bajó a la aldea y en todas las casa
entró y alegró los rostros.

Avivó las miradas de los hombres
y prendió sonrisas en sus labios,
y las mujeres enhebraron hilos de luz en sus dedos
y los niños decían palabras doradas.

El sol se fue a los campos
 y los árboles rebrillaron y uno a uno
se rumoraban su alegría recóndita.
Y eran de oro las aves.

Un joven labrador miró el azul del cielo
y lo sintió caer entre su pecho.
El sol, mi amigo, vino sin tardanza
y principió a ayudar al labriego.

Habían pasado los nublados días,
y el sol se puso a laborar el trigo.
Y el bosque era sonoro. Y en la atmósfera
palpitaba la luz como abeja de ritmo.

El sol se fue sin esperar adioses
y todos sabían que volverían a ayudarlos,
a repartir su calor y su alegría
y a poner mano fuerte en el trabajo.

Todos sabían que comerían el pan bueno
del sol, y beberían el sol en el jugo
de las frutas rojas, y reirían el sol generoso,
y que el sol ardería en sus venas.

Y pensaron: el sol es nuestro, nuestro sol,
nuestro padre, nuestro compañero
que viene a nosotros como un simple obrero.
Y se durmieron con un sol en sus sueños.

Si yo cantara mi país un día,
mi amigo el sol vendría a ayudarme
con el viento dorado de los días inmensos
y el antiguo rumos de los árboles.

Pero ahora el sol está muy lejos,
lejos de mi silencio y de mi mano,
el sol está en la aldea y alegra las espigas
y trabaja hombro con hombro con los hombres del campo.

Aurelio Arturo

martes, 3 de abril de 2012

LOS ROTHSCHILD


En Frankfurt, la presencia del dinero era visible y vistosa, como las verjas de los palacetes de la Bockenheimer-Landstrasse, cuyas puntas en forma de lanza estaban pintadas en oro. El dinero que se había acumulado en la ciudad durante siglos se había hecho omnipresente, la había impregnado por completo, la había cargado de elegancia y dignidad con una arquitectura de proporciones majestuosas.

Todas las mañanas a las once en punto pasaba por delante de mi ventana, en una calesa tirada por dos caballos de color negro azabache, ataviada con una mantilla y protegida por una sombrilla de encaje, la señora Gudula, la más vieja de los Rothschild. Vivía al final de la calle en el castillo que la familia tenía en Frankfurt. El castillo se encontraba en medio de un parque inmenso que estaba rodeado de guardias armados día y noche. La señora Gudula saludaba de manera campechana a los vecinos de la ciudad con los que se cruzaba, los cuales se quitaban el sombrero para devolverle el saludo como si ella fuese la soberana de un principado feudal. Era muy vieja y su rostro estaba lleno de arrugas. En el pescante de la calesa se sentaban el cochero, ataviado con sombrero de copa, pantalones blancos y botas de charol, y a su lado un criado, también vestido de gala; en la república "revolucionaria" alemana, el desfile parecía una verdadera manifestación o una protesta. Los reyes y los príncipes había desaparecido, pero quedaban los Rothschild. La señora Gudula vivía en una especie de estado de extraterritorialidad en su palacio de Frankfurt. Una vez al año, con ocasión de alguna fiesta familiar, iban a verla sus hijos y sus parientes, los Rothschild de París, Londres y Viena; entonces, los vecinos de la ciudad permanecían asomados a las ventanas todo el día para no perderse ni el menor detalle del desfile de la dinastía.
El barón de Rothscild-Goldschmied, ayudaba a los músicos. El Barón regalaba un billete de tren a todos los que iban a verlo, además de cincuenta marcos; los visitantes vendían el billete y se quedaban con el dinero. En cambio la señora Gudula no daba dinero a nadie ya daban suficiente sus hijos.

Confesiones de un Burgués
Sándor Márai
Salamandra
P.D.  Sándor Márai vivió en la ciudad de Frankfurt en los años 20 del siglo pasado.


domingo, 1 de abril de 2012

ABRIL Y ROSA SE CASARON

ABRIL  y Rosa se casaron
como se sabe, un jueves a las cinco,
el cinco mismo. No llegaron las azucenas a tiempo.
Los celindos en punto.

José Antonio Muñoz Rojas


LOS ESPINOS


VERDOR nuevo los espinos
tienen ya por la colina,
Toda de púrpura y nieve
En el aire estremecida.

Cuántos ciclos florecidos
Les has visto; aunque a la cita
Ellos serán siempre fieles,
Tú no lo serás un día.

Antes que la sombra caiga,
Aprende cómo es la dicha
Ante los espinos blancos
Y rojos en flor. Ve. Mira.

Luis Cernuda

EL FRUTO

EL FRUTO es el resumen del árbol,
el pájaro es el resumen del aire,
la sangre es el resumen del hombre,
el ser es el resumen de la nada...

Roberto Juarroz

LO VISIBLE es un adorno de lo invisible

Las fotos son de un melocotonar (Piescos). Espino blanco (Endrinos) Y Cerezal. Están tomadas el 30 de Marzo del 2012. Ese día escuché por primera vez, este año, al Cuquiellu (Cuco) en Llueves (Cangas de Onis). También vi y escuché, el tamborileo de los Picos Picapinos.

El cuco llegó
puntual, como un 
reloj de Cuco.

Este Haiku??? me quedó a falta de una sílaba, es que los cuquiellos llegaron antes de tiempo, viajan en AVE. En Abril el cuquiello ha de venir.


Con los andrinos (últimos de Agosto) hacemos un Pacharán a la Asturiana (Un litro de anís dulce y Andrinos).
Con las Guindas (Variedad de cerezas, más pequeñas y ácidas) "Anis de Guinda": Coñac, anís corriente, hierbaluisa,canela y azúcar.  



RUMOR INTERIOR



CLARO que me gustaría
sentarme en la orilla de este pequeño río
que ni siquiera arrollo
de un rumor interior que se produce ahora mismo
y me hace decir cuánta hermosura
de cualquier cosa que se mueve
sin saber adónde.

José Antonio Muñoz Rojas