lunes, 22 de junio de 2009

MUERTE Y RESURRECCIÓN

Estos dos poemas del argentino Oliverio Girondo y el checo Vladimir Holan siempre me gustaron mucho. Este Blog lo inicié con ellos, lo que pasa es que entonces sólo lo seguían cuatro gatos, y ahora no lo siguen ni los gatos, claro no les gustó el pienso que les compre de la marca Ali Meca y los tengo en huelga de lectura. Pues nada a ver si consigo interesar en la poesía a cualquier otro animal. Y así aprenderán a escaquearse de la Visita, y entonces tendrán la inmensa suerte de despertar con el canto del gallo, y el café de mama.














LA VISITA

No estoy.
No la conozco.
No quiero conocerla.
Me repugna lo hueco,
la afición al misterio,
el culto a la ceniza,
a cuanto se disgrega.
Jamas he mantenido contacto con la muerte.
Si de algo he renegado es de la indiferencia.
No aspiro a transmutarme,
ni me tienta el reposo.
Todavía me intriga el absurdo, la gracia.
No estoy para lo inmóvil,
para lo inhabitado.
Cuando venga a buscarme
díganle:
"Se ha mudado"

Olliverio Girondo


RESURRECCIÓN

¿Qué después de esta vida tengamos que despertarnos algún día
al terrible estruendo de trompetas y clarines?
Perdóname, Dios, pero me consuelo
pensando que el principio de nuestra resurrección
lo anunciará el simple canto de un gallo...
Entonces nos quedaremos todavía un momento tendidos.
La primera en levantarse
será mama... La oiremos
encender sigilosamente el fuego
poner sin ruido el agua sobre la estufa
y coger suavemente del armario el molinillo de café
entonces estaremos de nuevo en casa.

Vladimir Holan


7 comentarios:

  1. Le estoy robando al tiempo cada imagen.
    Cada día perfilo la línea de una torre,
    el enigma del vuelo de los pájaros,
    el olor de las rocas, cuando caen al mar,
    las faldas amarillas de la luna.
    Observo, lentamente,
    cómo se aman los perros, las orugas,
    los tercos moscardones de la tarde,
    los muchachos del barrio en las esquinas
    de esta vida que acab cuando nadie
    quiere ponerle el punto de remate.

    Le estoy robando a Dios su arquitectura
    por si acaso no hay nada tras la muerte.

    Dolors Alberola/ El libro negro/ Ladrón de sueños.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena esta poesía de Dolors Alberola, Bely.
    Y el final de la misma mejor todavía.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hola, Mino!
    Mira, que acabo de encontrar el blog de Saramago, a lo mejor te gusta: http://cuaderno.josesaramago.org/
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Vale Laura, echaremos un vistazo.
    Un besu.

    ResponderEliminar
  5. Miner, a mí con la poesía ye fácil comeme el tarru. Parezme muy guapa también la de Alberola que nos puso Bely.
    En cuanto a los gatos van a denunciate cualquier día por maltratu psicológicu. Lo del piensu no tien perdón, Miner.
    Pero ellos tienen la suerte de despertase a diario con el gallu.Así vénguense de ti,de alguna manera, dándote envidia.

    P.D. voy a hacer una visitina al blog de Saramago que te sugiere Laura. Gracies, laura.

    ResponderEliminar
  6. Karen los gatos tienen la suerte de despertase todos los días con un Gallu y, cuando voy yo, con dos.
    Además los que me maltraten psicologicamente son ellos a mi, !Que coman el piensu! Porque sino, ¡Ay sino! más bien sí, que no; el que se va a comer el piensu soy yo.
    Un saludín

    ResponderEliminar
  7. jajajaja!!!Gallu con merecimientu, Miner!

    ResponderEliminar