sábado, 28 de febrero de 2009

UNA LECTORA NADA COMÚN




Me encuentro enfrascado; no, no, no estoy dentro de ningún frasco, ni tampoco le doy al frasco que ye mucho más divertido, sino que lo del frasco Carrasco, es que estoy leyendo un libro que me está gustando mucho, Conversaciones con un verdugo, pero claro, este ye sobre los nazis (estos si que le daban al botellón) y lleva su tiempo. Y todo este rollo para decir que voy a hablar de un libro que leí hace unos meses y que me pareció delicioso.

Una lectora nada común de Alan Bennet:


Un día, persiguiendo a sus perros por los jardines de Buckingham Palace, cerca de las cocinas, un lugar que la reina no frecuenta, descubre la furgoneta de la biblioteca móvil municipal, sube al vehículo para disculparse por el alboroto que han organizado los perros y decide llevarse un libro en préstamo.

En esta primera visita conoce a Norman cocinero de las reales cocinas, y entre ellos surge una complicidad con los libros de por medio, pero claro, la lectura hace cambiar la manera de pensar, incluso de una Reina como Isabel II y eso afecta también a su vida privada. Pero lo que los cortesanos no pueden soportar es que también afecte a sus actividades públicas y a la relación con los políticos.
Esta novela nos hará pasar un rato agradable, y además tiene un final sorprendente.

"No pones la vida en los libros. La encuentras en ellos"

(...) A los ochenta años las cosas no suceden se repiten. No exageremos -dijo su majestad- Es verdad que cumplo ochenta años y que esto es una especie de fiesta de cumpleaños. Pero no se muy bien que debemos celebrar. Supongo que una de las pocas cosas que podemos decir es que hemos llegado a una edad en la que nos podemos morir sin que nadie se sorprenda.

(...) O -dijo la reina-, sin duda le enseñaría que todos dependemos del destino ¿N0?

Ya se le nota a la reina la lectura, pues precisamente que diga eso; ella que los únicos méritos que tiene, para ser reina, son precisamente el destino y el azar.


jueves, 26 de febrero de 2009

ROMPÍ EL ESPEJO

miércoles, 25 de febrero de 2009

EL TIEMPO





El tiempo es una forma
que tiene la eternidad de velar por nosotros.
Somos los hijos híbridos de ambos.
Y aunque la eternidad tiene otras formas de cuidarnos,
el tiempo es tal vez su modo más caritativo.
Otra forma, por ejemplo, es la muerte.
Y otra más todavía es el sueño.

Y debe haber aún algunas otras:
la imaginación de la eternidad no tiene limites.
Así, no sería raro que a veces,
para cuidarnos doblemente,
la eternidad tomara la forma de ella misma.

Roberto Juarroz

lunes, 23 de febrero de 2009

SLUMDOG MILLIONAIRE



Una peli que se titula: ¿Quién quiere ser millonario? y de Producción Made in Bollywood; esto huele a una pastelada con Oscar y todo
Pues bien, no solo no es así, sino todo lo contrario, la peli está muy bien y además es muy dura, ya que muestra la vida en Bombay, y en la India en general. Se forma un paralelismo entre el concurso en el que participa el prota, por cierto analfabeto, y su vida desde niño por las calles de la ciudad.
Al principio te descoloca un poco, pero a medida que avanza la narración , la película comienza a fluir, y todo va encaminado, a pesar del sufrimiento, a un final ¡Feliz!
Es un poco así como un cuento en el que a pesar de las desgracias que le ocurren al protagonista y su hermano, termina con eso de... y fueron felices y comieron perdices. Algunos la quieren comparar con la Brasileña Ciudad de Dios, también con niños de las calles, pero yo creo que era más dura la peli brasileña, entre otras cosas el final de Slumdog Millionaire te hace salir del cine con una sonrisa.
Por cierto, cuando acabe la peli no levantéis el culo de vuestras butacas, pues entonces si empieza, durante los títulos de crédito, el autentico espectáculo Made in Bollywood y la verdad ye que está "prestoso" de ver.

domingo, 22 de febrero de 2009

LOS ALUMNOS



Si la maestra les pregunta qué quieren ser cuando sean grandes, ellas callan. Y después, hablando bajito, confiesan: ser más blanca, cantar en la tele, dormir hasta el mediodía, casarme con uno que no me pegue, casarme con uno que tenga auto, irme lejos y que nunca me encuentren.

Y ellos dicen: ser más blanco, ser campeón mundial de fútbol, ser el Hombre Araña y caminar por las paredes, asaltar un banco y no trabajar más, comprarme un restorán y comer siempre, irme lejos y que nunca me encuentren.

No viven a gran distancia de la ciudad de Tucumán, pero ni de vista la conocen. Van a la escuela, a pie o a caballo, un día sí, dos no, salteando, porque se turnan con los hermanos en el uso del único delantal y el par de zapatillas. Y lo que más preguntan a la maestra es: cuándo viene el almuerzo.

Bocas del tiempo Eduardo Galeano


Ye evidente el contraste entre la viñeta y lo que cuenta Galeano. Los nuestros están mucho más "Refalfiaos".

Contaba Fabían Estapé en sus memorias, que había un profesor en la universidad de Barcelona, -es bona si la bolsa sona (sino digo esto último reviento)-; que a la pregunta de ¿por qué no suspendía a ningún alumno?, él respondía: "Ya los suspenderá la vida".

sábado, 21 de febrero de 2009

TIZIANO Y FELIPE II


Tiziano pintaba Venus para FelipeII, quien las ponía en un cuarto secreto y se retiraba a contemplarlas a veces no como pinturas sino como mujeres.
Felipe II después de contemplar los desnudos que le enviaba Tiziano, se iba a presidir autos de Fe.


Artehistoria-Genios:

Tiziano nunca consintió en venir a trabajar a España, pese a que tanto Carlos I como su hijo Felipe II se lo rogaron en diversas ocasiones. Este lienzo dedicado a Dánae lo pintó para Felipe II, que quería decorar sus habitaciones privadas en el antiguo Alcázar de Madrid. El tema de todas las pinturas es similar y muestra a diversas heroínas clásicas en varios grados de apuros. Dánae es la hija de un rey que fue enclaustrada en una torre para evitar que fuera violada por Zeus, pero el dios, esclavo de sus instintos, se convirtió en lluvia dorada para poseer a la joven y burlar al padre. El lienzo recoge el momento en que Zeus llega a Dánae mientras distrae a su sirvienta con unas monedas de oro.

martes, 17 de febrero de 2009

UN MAR DE MUERTE


Hay solo dos países: el de los sanos y el de los enfermos,
por un tiempo se puede gozar de doble nacionalidad pero,
a la larga, eso no tiene sentido.
Duele separarse poco a poco de los sanos a quienes
seguiremos unidos hasta la muerte.
Separadamente unidos...
Enrique LLihu


El libro Un mar de Muerte, de David Rieff narra el último año de la vida de su madre Susan Sontag. A la edad de 71 años, Susan fue diagnosticado de una leucemia letal, probablemente mente producida por un tratamiento contra un sarcoma uterino que había padecido. Ya en el año 1975 había tenido un cáncer de mama, grado cuatro, que había superado contra todos los pronósticos.
En este libro David nos narra como una persona racional, como su madre, se agarra a la vida con todas sus fuerzas, y nos describe la lucha de esta por la supervivencia. Realmente vale la pena todos los sufrimientos padecidos, incluyendo un trasplante de médula fracasado, para estar día y noche pensando en la muerte, o dicho de otra manera, muerta en vida.
Y digo lo de una persona racional, pues no le quedaba tan siquiera el consuelo de una vida futura, ya que sabe, que cuando se acabe esta, se acabó todo.
"Algunos médicos en Seattle estaban sorprendidos y poco menos que desconcertados, como descubrí más tarde, por su negativa a todo consuelo, fuera espiritual o familiar".

Y no solo eso, sino que se daba cuenta de la llegada del final, sin ni siquiera el consuelo de dejarse engañar. Se pasaba el día colgada de Internet, consultando sobre su enfermedad.
"De un modo extraño, la información se había transformado para mi madres en sinónimo de esperanza: cuanto más se supiera, mayores eran la probabilidades de burlar a la muerte una vez mas".
"Mi madre se había visto siempre a sí misma como alguien cuya hambre de verdad era absoluta. Después del diagnostico el hambre persistió, pero su desesperación no era por la verdad sino por la vida".

Pudo deslizarse hacia la muerte con cuidados paliativos y prefirió el tormento de los quirófanos y la quimioterapia. Esto es una manera de afrontar la muerte, otros se entregan y no quieren este tipo de sufrimiento para llegar al mismo final.
Como se puede ver, es una historia dura, de todas maneras muy significativa de la condición humana y de la obsesión de una persona por no morir, cuando realmente a la muerte no se la puede engañar.

lunes, 16 de febrero de 2009

EL PUNTO DE APOYO

HACE UNOS MESES vino a verme mi casero. Llamó tres veces a la puerta antes de que me diera tiempo a abrir, y eso que fui lo más rápidamente que pude. No podía saber que era él. Por aquí viene muy poca gente, casi todos miembros de secta religiosas que me preguntan si estoy en paz con Dios. Me produce cierto placer, pero nunca les dejo pasar de la puerta, pues la gente que cree en la vida eterna no es racional, no se sabe lo que puede llegar a hacer. Pero esta vez era, como ya he dicho el casero. Le había escrito hacía casi un año para informarle que la barandilla de la escalera estaba rota, y pensé que venia por eso, así que le deje entrar. Miró a su alrededor. "Vive usted bien aquí", dijo. Era una afirmación bastante tendenciosa, que me hizo ponerme a la defensiva. "La barandilla de la escalera está rota", dije. "Sí, ya lo he visto. ¿La rompió usted?". "No, ¿por qué yo?". "Supongo que es el único que la usa, porque, aparte de usted, sólo vive gente joven en este portal, y no creo que se haya roto sola, ¿no?". Era obviamente una persona intratable y no quise entrar en ninguna discusión con él sobre cómo y por qué se estropean las cosas, de modo que dije escuetamente: "Como usted diga, pero yo necesito esa barandilla , estoy en mi derecho". No contestó nada a eso, a cambio, dijo que me subiría el alquiler un veinte por ciento a partir del mes siguiente. "¿Otra vez? -dije-, y en un veinte por ciento nada menos ". "Debería ser más -contestó-, esta finca no produce más que pérdidas, pierdo dinero con ella". Hace mucho que dejé de discutir de economía con personas que dicen perder dinero con algo de lo que podrían haberse deprendido hace treinta años, de modo que no dije nada. Pero no le hizo falta argumento alguno para seguir con el tema, es de ese tipo de personas que funcionan solas. Se puso a disertar sobre todas las demás fincas que también daban pérdidas, resultaba lamentable escucharle, debía de ser un capitalista muy pobre. Pero no dije nada, y por fin cesaron las lamentaciones, ya iban siendo hora. En cambió me preguntó, sin ninguna razón aparente, si creía en Dios. Estuve a punto de preguntarle a qué Dios se refería, pero me limité a negarlo con la cabeza. "Pues tiene que hacerlo", dijo, así que después de todo había dejado colarse a uno de ellos en mi casa. En realidad no me sorprendió, pues es bastante corriente que la gente con muchas propiedades crea en Dios. Ahora bien, no quise darle pie para que pasara a otro tema, pues había tomado la firme determinación de no dejar pasar a los evangelistas de la puerta, de modo que no le deje seguir. "Así que sube el alquiler un veinte por ciento -dije-, presumo que ese es el motivo de su visita": Al parecer, mi resistencia le pillo de sorpresa, pues abrió y cerro la boca un par de veces sin que saliera de ella sonido alguno, algo, me imagino, poco corriente en él. " Y espero que se ocupe de arreglar la barandilla" proseguí. Se puso rojo, "La barandilla, la barandilla -dijo impaciente-, vaya lata que está dando con la barandilla". Me pareció muy mal que dijera eso y me irrite. "Pero ¿no entiende usted -dije-, que en algunas ocasiones esa barandilla es mi punto de apoyo en la vida?. Me arrepentí nada más haberlo dicho, pues las formulaciones precisas deben reservarse para personas reflexivas, si no, pueden surgir complicaciones. Y surgieron complicaciones. No tengo fuerzas para repetir lo que me dijo, pero en su mayor parte trataban del más allá. Al final añadió algo sobre estar con un pie en la tumba, se estaba refiriendo a mí, y entonces me enfadé. "Deje ya de molestarme con su economía", le dije, porque en realidad era de lo que se trataba. Como no se disponía a marcharse, me permití dar un golpe en el suelo con el bastón. Entonces se marchó. Fue un alivio, me sentí contento y libre durante unos cuantos minutos, y recuerdo que me dije a mí mismo, para mis adentros, claro: "No te rindas Thomas, no te rindas.
Kjell Askildsen (últimas notas de Thomas F. para la humanidad)

jueves, 12 de febrero de 2009

COSAS DE LA NATURALEZA


FOTO DE CAXI


Los anfibios están en extinción. Un estudio de 2004 atribuye la extinción de la rana "Xenopus laevis" a la extensión de un hongo.
Y quién es esta ranita, pues esta rana es muy famosa, durante décadas se utilizó con dudosa fiabilidad para decir si la mujer estaba embarazada o no. La prueba consistía en inyectar una muestra de orina de mujer bajo la piel de una rana. Si la mujer estaba embarazada, las hormonas de su orina harían desovar a la rana en pocas horas.
La enfermedad de los anfibios muestra la enfermedad de ecosistema y su fragilidad.




Las orugas también merecen cierto reconocimiento por sus beneficios indirectos para el mundo. Son un pilar en la dieta de algunos pájaros cantores muy apreciados; y para defenderse de ellas, las plantas han desarrollado muchos de los compuestos químicos preferidos de la humanidad, incluidos la nicotina, la cafeína, y el tanino. "Cuando alguien inclina un vaso de vino debería de agradecérselo a las orugas"

(Anotaciones echas en el año 2006 de mis dispersas lecturas, en este caso de los periódicos. Leyendo atentamente los periódicos aprendes de todo, hasta de economía.)



(...) En aquel tenderete las tortugas estaban colocadas de espaldas y prisioneras de su propio caparazón, mueven sus patas como los relojes. Pueden resistir así largo tiempo; en los buques de vela eran una de las provisiones vivas.
Manglares: Allí estaban los innumerables cangrejos de mar grandes y pequeños. Allí estaban los arbustos y arboles alzados sobre sus zancos con sus hojas duras que hacían pensar en el laurel. Allí estaban sus frutos embrionarios ya maduros, esbeltos torpedos de color verde provistos de una corona de pestañas que garantizan su caída vertical, tenían que hundirse profundamente en el fango y echar raíces enseguida para poder hacer así frente al continuo sucederse de la pleamar y la bajamar. Allí estaban también, finalmente, los peces que respiraban con pulmones y trepaban por raíces desnudas, se dejaban caer como si fueran ranas y se alejaban deslizándose sobre la superficie, parecidos a canoas.

(Pasados los setenta de Ernest Jünguer. Y bien que los pasó, llegó a los 102 años, este libro es un viaje en barco que hizo por el mundo, Ernesto pa los amigos era escritor y naturalista)


PECES
¿Señor o señora? ¿O los dos a la vez? ¿O a veces él es ella, y a veces ella es él? En las profundidades de la mar, nunca se sabe.
Los meros, y otros peces, son virtuosos en el arte de cambiar de sexo sin cirugía. Las hembras se vuelven machos y los machos se convierten en hembras con asombrosa facilidad; y nadie es objeto de burla ni acusado de traición a la naturaleza o a la ley de Dios.

(Bocas del tiempo Eduardo Galeano)

P.D. Lo que no sabe Galeano, ye eso de "tienes memoria de pez". Tengo entendido que los peces no tienen memoria, por lo tanto, no se acordaran si el día anterior fueron pez o "Peza"(soy inventor de palabras). Y además en la oscuridad, menudas orgías que se montaran con la luz apagada. Claro que con lo que subió el recibo de la misma no me extraña.




miércoles, 11 de febrero de 2009

KJELL ASKILDSEN


Ayer me acerque a la biblioteca, en busca de un libro; Desde ahora te acompañaré a casa, del escritor noruego Kjell Askildsen. Y como no lo encontré, traje otro del mismo autor, últimas notas de Thomas F. para la humanidad.
Pues bien el libro esta formado por una serie de relatos cortos. El narrador, es un viejo cascarrabias y misántropo que atraves de estos relatos nos da su impresión del mundo y la vida. Yo me lo leí rápidamente pues me gustó mucho.
El cascarrabias, narrador de los diferentes relatos, los cuenta con mucho humor negro y sarcasmos, con lo cual quita dramatismo a las cosas que cuenta
(...) acepto la cortesía, pero la compasión pueden guardársela
(...)Yo había empezado a perder la esperanza, era un sentimiento poco usual el de tener esperanza que perder.
(...)La ventaja de vivir en un sótano es que subes cuando estás descansado y bajas cuando llegas cansado a casa

Voy a poner alguna cosina más de los relatos, a ver si eso anima a su lectura:

El primer relato se titula AJEDREZ:
El mundo ya no es lo que era. Ahora, por ejemplo, se vive más tiempo tengo ochenta y muchos, y es poco. Estoy demasiado sano, aunque no tenga razones para estar sano. Pero la vida no quiere desprenderse de mí. El que no tiene nada por qué vivir, tampoco tiene nada por qué morir. Tal vez sea ese el motivo.
(...) "Cada hora que pasa, el mundo se libra de miles de tontos. ¿Te has parado alguna vez a pensar en la cantidad de estupidez almacenada que desaparece en el transcurso de un día? Imagínate todos los cerebros que dejan de funcionar, pues es ahí donde se almacena la estupidez. Y sin embargo, todavía queda mucha estupidez, porque algunos la han perpetuado en libros, y así se mantiene viva.

CARL
Mi mujer murió hace ya mucho. Era una mujer exigente, que descanse en paz, por fin me la concedió a mi.
(...)"Bueno, el chal se ha perdido y no se puede recuperar-dije- tendrás que consolarte pensando que sólo lo perdido se posee eternamente, como dice el poeta".

¡VAYA!
"Mientras tengamos sombra hay vida". "Cada vez que me encuentro con alguien, me siento más solo que antes"

EN EL CAFÉ
Si uno deja de albergar esperanzas, se ahorraría un montón de decepciones.
(...) Así se ha vuelto la gente en los cafés, eso sí que lo aprendí, se aprende mientras se vive, aunque no sé de que sirve, así, justo antes de morir.

LA AGLOMERACIÓN
(...)El mundo está lleno de insensatez y confusión, la falta de libertad tiene profundas raíces, la esperanza de igualdad está disminuyendo, la fuerza superior es demasiado grande, eso parece. Tenemos que estar contento con lo bien que vivimos, dice la gente, la mayoría vive peor. Y luego toman pastillas contra el insomnio. O contra la depresión. O contra la vida.

THOMAS
Si cayera enfermo con muchos dolores y supiera que la enfermedad y los dolores iban a ser para siempre, me gustaría tener un amigo que pudiera facilitarme la entrada en la nada. Es cierto que las leyes lo prohíben. Desgraciadamente las leyes son conservadoras, de modo que los médicos alargan los dolores de un ser humano, incluso cuando saben que no hay esperanza. Eso se llama ética médica. Pero nadie se ríe. Las personas que tienen dolores no suelen reírse. El mundo no es misericordioso.


P.D. A raíz de esto último pongo aquí un articulo muy interesante de Roberto Saviano sobre el caso Eluana PIDAN PERDÓN A BEPPINO ENGLARO. Amén

lunes, 9 de febrero de 2009

CONTRA NUBLADOS



Cuando el cielo se nuble y el aire te asfixie,
cuando sufras el hambre de quienes la sufren
y sientas el frío de quienes lo sienten…
Cuando te angustie la sed de los sedientos
y añores la ausencia de todas las madres e hijos que se fueron…
Cuando te llegue el lamento de los que se quedan
en este escenario incierto de muerte,
de enfermos que gimen
sin saber que sus gemidos no tendrán eco,
de cuerpos errantes, de asustados huérfanos,
enmudecidos, quietos….con el miedo
albergado en sus pupilas…
Entonces…¡ Grita! ¡Aúlla! ¡Brama! ¡Insulta! ¡Blasfema!....Y llora con ellos.

(Karen Dinesen) SERONDA


P.D. (Después echa el aire fuera de tus pulmones con fuerza y contempla durante un tiempo el cielo que te ofrezco….Y mañana haz algo para acabar con esto. Lo que puedas…)



P.D. Seronda es un blog que vale la pena visitar. Por lo bien que escribe (Karen Dinesen). La prueba es el poema, Contra nublados.

domingo, 8 de febrero de 2009

PUERTA


Abre la puerta. Puede
que fuera te espere un árbol,
un bosque, un jardín,
una ciudad mágica.

Abre la puerta. Puede
que un perro la esté arañando,
o que un rostro te espere,
o sólo un ojo,
o la huella borrosa
de una imagen pasada.

Abre la puerta, si es niebla
lo que te espera, se deshilachará
cuando abras la puerta.

Abre la puerta. Aunque
sólo encuentres una oscuridad
susurrante, aunque te espere sólo
un hueco soplido, aunque no
haya nada de nada,

Tú abre la puerta, así al menos
cambiarás aire por aire.

Miroslav, Holub

sábado, 7 de febrero de 2009

LA CRISIS




Leyendo el periódico de hoy me encuentro con que ni Schwarzenegger puede con la crisis: California manda a casa a los funcionarios dos días sin cobrar. Así que como vamos a poder aquí con ella.

En España todo se inició con otro Rambo y su secretario (Aznar y Rato) y, con una ley del suelo que hace de toda España un solar con posibilidades de ser urbanizado salvo excepciones y que además no fija plazos para poner en construcción los terrenos adquirido, con unas consecuencias que son analizadas por Joaquín Leguina en un articulo muy interesante titulado MENTIRAS Y DELITOS de fecha (13-1-2003). La ley del suelo fue aprobada por el gobierno del PP a su llegada al poder, lo que sirvió para que unos avispado promotores adquirieron la mayoría del suelo y lo fueron poniendo a disposición de los constructores poco a poco, con la consecuencia del encarecimiento del mismo y la corrupción en los ayuntamientos.
Según el periódico el Mundo - editorial - la aprobación de la ley iba a abaratar el precio de la vivienda, ya que el suelo significaba el 40% de su valor final. Como se puede comprobar acertó de pleno, pero eso no importa, el director del Mundo mundial es capaz de decir una cosa y la contraria sin despeinarse.
Ahora me voy a apoyar en un artículo de la Nueva España, de Fernando Alvarez LA SALIDA DE LA CRISIS:
(...) Nuestra cultura de compra de viviendas (el 90 por ciento del parque de viviendas es de propiedad privada en España, y en los países de nuestro entorno es tan sólo el 15 por ciento) lo es porque al terminar aquella carnicería que fue la Guerra Mundial, en el lejano 1945 del siglo XX, el plan Marshall, norteamericano, volcó sobre la derruida Europa el cuerno de la abundancia, de forma que los municipios y las grandes corporaciones industriales, dueñas del suelo y, en donde no lo eran, lo expropiaron, reconstruyeron las destruidas ciudades, crearon las barriadas dormitorio y alojaron, en régimen de alquiler, a las multitudes que desarrollaron una Europa en paz y bienestar social en el período más largo de su historia. Como el plan Marshall pasó de largo por España, por razones obvias, y sólo dejó la ácida muestra de humor codornicesco de la película de Berlanga, fue el «ladrillo» el que hizo posible el desarrollismo de los años cincuenta y sesenta, en donde se promocionaron viviendas protegidas con exenciones fiscales del 90 por ciento durante 20 años y créditos hipotecarios a intereses racionales, por el 70 o el 80 por ciento del valor, amortizables los mismos 20 años y con dos años de carencias, sistema racional, que tuvo éxito, cuando la banca no intervenía en el proceso y eran el Banco Hipotecario, el Banco de Crédito a la Construcción y las cajas de ahorros provinciales quienes financiaban la construcción. A nadie se le ocurría que se podría comprar una vivienda sin tener ahorrado un 30 por ciento de su valor. Era una demostración de que se trataba de gente ahorradora, seria y solvente, con visión de futuro, que daba confianza. La renta hipotecaria era un pelín mayor que la renta de alquiler y el pueblo dedicó su previsión de ahorro a comprar su vivienda. A nadie, de los millones de compradores que las adquirieron entonces, le pesó.


La guinda a todo esto la pusieron los bancos con la concesión de créditos baratos en forma de hipotecas, muy por encima del bien hipotecado, en este caso pisos, con unas tasaciones sobrevaloradas, efectuadas por los mismos bancos.
En aquel momento, como se estaba gastando más de lo que se ahorraba, los bancos españoles se vieron obligados a pedir dinero a Francia y Alemania. Y ahora, ese dinero lo están devolviendo gracias a la liquidez que les dio el Estado. Compuesto entre otros por los que padecen los efectos de la crisis.
Ahora una pregunta tonta: ¿ Por qué el Banco Santander cuando la burbuja estaba en plena expansión vendió todas sus propiedades y se quedó de alquiler?

viernes, 6 de febrero de 2009

POEMA DE AMOR

Podría perfectamente suprimirte de mi vida,
no contestar tus llamadas, no abrirte la puerta de la casa.
No pensarte, no desearte,
no buscarte en ningún lugar común y no volver a verte.
Circular por calles por donde sé que no pasas,
eliminar de mi memoria cada instante que hemos compartido,
cada recuerdo de tu recuerdo,
olvidar tu cara hasta ser capaz de no reconocerte,
responder con evasivas cuando me pregunten por ti,
y hacer como si no hubieras existido nunca.
Pero te amo

Darío Jaramillo

jueves, 5 de febrero de 2009

LA CLASE





Hoy nos fuimos a ver una peli, LA CLASE. Fui yo y tres de mis chicas preferidas, el harén quedó vacío.
Pues bien, la peli es francesa, por lo tanto tiene muchos primeros planos, movimientos de cámara, y muchos diálogos; antes de continuar debo de decir que a mi me gustó. Bueno a ver si no me enrollo más y voy al grano.
Esto es un instituto de los suburbios de París, y por lo tanto una mezcla de nacionalidades, principalmente africanas, por lo tanto nos muestra los conflictos que se crean con unos chavales que encima no se integran dentro del sistema, y no sólo eso, sino que no se sienten franceses.
Los profesores son gente que se implican mucho en los problemas de sus alumnos, bueno se implican tanto que la peli está basada en un libro del profesor, Francois Bégaudeau que a la vez hace de actor y de coguionista, los chicos fueron seleccionados en un instituto francés.
La película dura algo así como dos horas de continuo dialogo entre alumnos y profesor, se desarrolla toda prácticamente en la Clase, y es como un microcosmo de lo que ocurre en la sociedad francesa.
Abstenerse amigos de las palomitas, de las pelis americanas a lo Rambo etc. Aconsejable para sufridos trabajadores de la educación, y para gentes con profesiones duras, mineros, canteros, picapedreros, toreros. Pues vale más, practicar cualquiera de las profesiones anteriores, que encerrarse con estos 25 Miuras en clase.

CATALINA DE RUSIA Y PEDRO III EL GRANDE




Catalina de Rusia se casó con PedroIII el Grande, dicho matrimonio no se consumó porque había una dificultad sin importancia, que con una pequeña operación que no merece tal nombre se podría arreglar, pero el príncipe tenia miedo. Cualquier dolor físico le aterraba a él que había de morir de una manera tan cruel, empalado. Realmente lo que tenía era el frenillo (fimosis)... Un día estando el príncipe borracho, el médico le hizo la operación sin que se diera cuenta. Pero tenía fama de impotente. No tenía demasiado interes por las mujeres.
La verdad ye que viendo las fotos no me extraña que él fuera impotente y ella se la pegara.
De todas maneras Catalina se las arregló bastante bien, ya se sabe que el dinero no da la felicidad, pero en este caso da algo parecido, amantes; por supuesto más jóvenes, el último tenía 40 años menos que ella.



miércoles, 4 de febrero de 2009

VENDRÁ LA MUERTE Y TENDRÁ TUS OJOS

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos
esta muerte que nos acompaña
desde el alba a la noche, insomne,
sorda, como un viejo remordimiento
o un absurdo defecto. Tus ojos
serán una palabra inútil,
un grito callado, un silencio.
Así los ves cada mañana
cuando sola te inclinas
ante el espejo. Oh, amada esperanza,
aquel día sabremos, también,
que eres la vida y eres la nada.

Para todos tiene la muerte una mirada.
Vendrá la muerte y tendrá tus ojos.
Será como dejar un vicio,
como ver en el espejo
asomar un rostro muerto,
como escuchar un labio ya cerrado.
Mudos, descenderemos al abismo.

Cesare Pavesse

martes, 3 de febrero de 2009

AL CABO

Al cabo, son muy pocas las palabras
que de verdad nos duelen, y muy pocas
las que consiguen alegrar el alma.
Y son también muy pocas las personas
que mueven nuestro corazón, y menos
aún las que lo mueven mucho tiempo.
Al cabo, son poquísimas las cosas
que de verdad importan en la vida:
poder querer a alguien, que nos quieran
y no morir después que nuestros hijos.

Amalia Bautista