martes, 30 de diciembre de 2008

ODA AL PRIMER DÍA DEL AÑO















Lo distinguimos
como
si fuera
un caballito
diferente de todos
los caballos.
Adornamos
su frente
con una cinta,
le ponemos
al cuello cascabeles colorados,
y a medianoche
vamos a recibirlo
como si fuera
explorador que baja de una estrella...

Pablo Neruda

No hay comentarios:

Publicar un comentario